Bitcoin, la moneda que está cambiando el mundo.

¿Qué es un Bitcoin?

Lo primero que se debe saber es que Bitcoin es tanto una moneda como un sistema digital. Como moneda puede servir para todo lo que cualquier moneda sirve, pero en lugar de tener un ente gubernamental —como un banco central— que lo emita y lo respalde, se basa por completo en el sistema digital que fue ideado por su creador, Satoshi Nakamoto, en 2009: la blockchain o cadena de bloques.

Como consecuencia, una de las características más resaltantes de Bitcoin es que no le pertenece a ningún país o gobierno; y dado que su creador es anónimo y decidió que su invento fuera de licencia libre, tampoco le pertenece a ningún individuo o compañía privada. Quienes mantienen en funcionamiento su plataforma son los propios usuarios.

¿Por qué a la gente le gusta tanto Bitcoin?

  1. Rápido: Enviar cualquier cantidad de dinero es cuestión de minutos. Sin importar la cantidad, sin importar el destino.
  2. Barato: El coste de realizar una transferencia a cualquier parte del mundo a través de tu banco puede costarte mucho dinero. Mientras que al hacerlo en bitcoins, el coste es de céntimos o gratis.
  3. Global: Puedes enviar bitcoins a cualquier país del mundo. Bitcoin, como Internet o el E-Mail, no tiene fronteras. Esto, con la garantía de respetar la libertad de sus usuarios, hace de Bitcoin la primera moneda global que funciona de verdad.
  4. Emisión descentralizada: Ningún gobierno ni banco central puede controlarlo o interferir en la valoración del bitcoin, ni en su creación ni en su distribución.
  5. Tuyo: Tus bitcoins son sólo tuyos. El dinero te pertenece al 100%; no puede ser intervenido por nadie, no hay corralitos ni las cuentas pueden ser congeladas. En Bitcoin tu puedes ser tu propio banco.
  6. Dinero programable: Bitcoin es sencillo de implementar y lleva implícito todo un lenguaje de programación, lo que permite crear pedazos de código que se ejecutarán en la transacción. Esto, antes impensable, permite a cualquier programador monetizar todo tipo de servicios. Incluso pagos entre máquinas totalmente autónomas son posibles, simplificando procesos manuales, complejos y lentos.
  7. Cifrado y distribuido: Bitcoin es muy seguro. Tiene en su núcleo, y en cada una de las operaciones, uno de los sistemas criptográficos más potentes que existe; más que el usado por bancos o servicios cruciales de nuestro día a día. Su carácter distribuido lo hace resistente a caídas de la red o a ataques. JAMÁS ningún otro sistema informático ha estado operativo las 24 horas del día, los 365 días del año durante más de 8 años.
  8. Transparente: Todas las transacciones son públicas, ya que son visibles en tiempo real bajo pseudónimos en forma de dirección Bitcoin.
  9. Código abierto: Bitcoin es un software totalmente abierto, libre y gratuito. Cualquiera puede ver su código fuente, estudiarlo, auditarlo o mejorarlo (aquí lo tienes, propón tus mejoras).
  10. Sin barreras: En Bitcoin tú eres tu propio banco. Pero al hacerlo no pagas por un coste de apertura de cuenta, comisiones mensuales de mantenimiento o gastos falsos como sí ocurre en un banco. No pagas por tener tarjetas de crédito. Tener un monedero es gratis y con ello puedes almacenar todos los bitcoins que te apetezca; así como mandar bitcoins a cualquier parte del planeta sin que nadie te lo impida.

¿Por qué a los comercios le gusta Bitcoin?

  1. Ahorro en transacciones: Disminuirán el gasto en comisiones.
  2. Sin fraudes: Un comercio ya no necesita añadir en el precio de sus productos el coste extra que producen las múltiples y variables estafas con tarjeta de crédito. A cambio de esto puede poner un descuento por pago con Bitcoin. Además no existe forma de falsificar un bitcoin, al contrario que con el efectivo.
  3. Mayor conversión: En las tiendas, cuantas más plataformas de pago ofrezcan, más posibilidades de conversión tienen. Por tanto, si incluimos a Bitcoin en sus diferentes formas de pago, aumentarán las conversiones.
  4. Reducirá el riesgo de robos: Ninguna persona puede acceder al dinero sin tu consentimiento; por lo que reducirás el riesgo de robos. Además, ahorrarás gastos (ya que no se necesita una caja, ni caja fuerte, ni compañías que transporten tu dinero a un banco), agilizarás la velocidad de los pagos y mejorarás la calidad de trabajo de los empleados. Estos no tendrán que perder tiempo en contar el dinero.
  5. Sin fallos humanos: No habrá errores de ningún tipo a la hora de verificar los pagos, ya que se hace de forma automática y rápida.
  6. Sin devoluciones: No más “chargebacks”, un tipo de fraude que vuelve locos a los comercios.
Copyright © 2017-2020 | 2HDEV - Todos los derechos reservados.